lunes, 16 de enero de 2017

Avenc dels Aritjols



La cavidad en su origen estaba constituida por un pequeño pozo de tres metros de profundidad con una rampa que bajaba hasta los -6 y fué localizado por Ll. Muntán en 1986. Años después, en 2001, la SIE lo vuelve a encontrar y lo bautiza como Avenc de l’Arrel, desconociendo que ya había sido reseñado con anterioridad. Ambos nombres se refieren a las enredaderas que ocupan la pared en la que se abre y penetran en el pozo con potentes raíces que quedan al descubierto.



En el 2014, después de una laboriosa tarea de desobstrucción para retirar algunos bloques de piedra entre los cuales se percibía una débil corriente de aire, aparece un pozo de buenas dimensiones, algo más de 80 metros de profundidad y un diámetro que llega a los 20 metros en la base.




Tiene el aspecto de ser un antiguo sumidero de la riera, que se ha quedado colgado en la pendiente al desplazarse el thalweg, y que posiblemente sufrió algún desprendimiento por la erosión de la pendiente que acabaría taponando la boca de entrada. Hay grandes formaciones rotas encajadas en la cabecera del pozo, y la primera repisa que se encuentra en la vertical es en realidad otro gran bloque de formaciones encajado entre ambas paredes del pozo.



Se localiza en el margen derecho del Fondo de Vallbona cerca de su cabecera, a unos 10 metros sobre la línea de aguas, en una zona de densa vegetación. Para acceder a ella, desde el parcamiento del Pla de Querol, nos dirigimos al clausurado vertedero ‘controlado’ de basuras del área metropolitana, rodeándolo por la pista hasta el cruce con el GR que nos llevaría a Castelldefels. Justo al coger el GR tenemos que girar hacia la derecha para intuir con algo de imaginación un sendero que baja en diagonal hacia el Fondo de Vallbona. Veremos algunos hitos de piedras, los hemos de seguir. Cuando nos acercamos a la riera el itinerario se vuelve más complejo, aparecen canchales y gana verticalidad, empezando entonces a girar hacia la derecha para ir a cruzar el Fondo y subir por el otro lado por el único lugar que parece practicable y que nos lleva directos a la sima. Es algo complicada de localizar, se ubica en la cabecera del Fondo, pero lo mejor es rodear toda la cabecera para bajar a cruzar el Fondo por la izquierda, es más fácil que bajar directamente desde el camino que nos llevaría al Avenc de l’Arboç y Avenc de la Ruda para evitar una vegetación casi intransitable. En wikiloc se puede descargar el track para llegar.




Está bastante cerca del vertedero, por lo que sus efectos se dejan sentir. Apuntar también que otras cavidades que se encuentran en el Fondo de Vallbona pero bastante más alejadas del vertedero, tienen problemas serios de hipoxia. La roca calcárea es porosa y está atravesada por multitud de diaclasas que permiten la circulación de gases. Cuando se descubrió el nuevo pozo, se pudo llegar al fondo en dos ocasiones. La primera, sorprendentemente, bien, sin problemas. La segunda, no tan bien, se tuvo que salir rápido nada más llegar abajo por la falta de oxígeno, sin poder realizar una labor de revisión de posibles continuaciones. Desde  entonces, no se ha podido alcanzar la base de nuevo en las diversas salidas realizadas. En alguna ocasión, como en Agosto pasado, se llegó a medir un 8% de oxígeno a -40, una cantidad letal para el ser humano. Hemos de tener en cuenta que el porcentaje normal de oxígeno es el 21%. Hasta un 18 más o menos se está bien. Por debajo del 18 la cosa se empieza a complicar.




En nuestra última visita se pudo llegar hasta unos 10 metros del fondo, controlando el tema del oxígeno palmo a palmo. Por lo menos en esta salida se ha podido cambiar algunos anclajes y retirar las cuerdas viejas que habíamos dejado, ya no molestan para bajar. En teoría, con un periodo de temperaturas exteriores más bajas, unos cuantos días de anticiclón, semanas sin lluvia... se tendría que haber ventilado la cavidad, y algo se ha ventilado, pero de forma insuficiente. En el momento de entrar la presión era de 1022 hPa a nivel de mar, presión alta.


 No hemos podido volver a alcanzar la base del pozo

Formación característica

En la boca encontraremos algunos spits, el resto de la cavidad está con multimontis de 8mm y parabolts de 10. Menos los spits, el resto tienen todos chapa, y algunos, maillons incluso. Unos 20 anclajes en total, de los cuales 5 son desviadores. El pozo tiene dos repisas a -25 y a -45, más o menos cómodas para dos o tres personas, unos metros por debajo de la segunda, después de una reinstalación con dos multis, bajaremos unos 30 m en aéreo.

El pozo visto desde la base 




Aparte del problema de la hipoxia por la presencia del dióxido de carbono, es posible que en algún momento se pueda encontrar algún otro gas procedente del vertedero y más peligroso que el dióxido de carbono, por lo tanto hay que andar con mucha precaución. El dióxido de carbono es una gas más denso que el aire y por lo tanto tiende a acumularse en la base de los pozos, desplazando al oxígeno. Lo que parece evidente es que el basurero ha consumido y consume mucho oxígeno y ha sido y es aún un gran generador de dióxido de carbono, el cual ha ido ocupando cada vez más el subsuelo. Yo, personalmente, depués de varios intentos en diversas condiciones, dejo por imposible seguir con la exploración de la cavidad, es bastante peligroso. Es una lástima porque es un pozo majo y muy concrecionado.






La 'topo'....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada