domingo, 8 de enero de 2017

Avenc de la Ferla


Una boca circular de unos 5 metros de diámetro permite acceder a un pozo de 92 m de profundidad con una sección que alcanza con rapidez 6 m de ancho y hasta 15 de largo. Es un magnífico sumidero ubicado en el lecho del Fondo de les Conques, en el macizo de Garraf, conocido desde siempre y objeto de mitologías populares, fue explorado por primera vez en el año 1898 por Norbert Font i Sagué, que bajó el primer pozo y se acercó a la cabecera del segundo. Pero hubo que esperar a 1924 para que R. Amat i Carreras llegara al fondo de la cavidad. No deja de causar impresión que acometieran estos descensos con los rudimentarios materiales y técnicas de los que disponían, cuerdas de cáñamo y pesadas escaleras de madera.

La boca de entrada es espectacular


Después del pozo de entrada, una corta galería meandriforme y vertical nos lleva al segundo pozo, de 45 metros. En la base, un último resalte de 10 nos marca el final. Esta parte final de la cavidad es algo compleja. El segundo pozo está formado por una serie de husos verticales paralelos, uno de los cuales está ocupado por un caos de bloques sobre el cual se señaló en su día un posible hundimiento que cerrara otro pozo más profundo. Además, por una ventana existente en el tercer pozo, se accede a la vía Torras-Balart, una red de pocillos estrechos y llenos de arcilla que alcanzan la máxima profundidad de la cavidad. Entre finales del 2007 y principios del 2008, el GEB, descubrió, después de escalar sucesivos pozos, algunos tapizados de cristalizaciones, una nueva vía ascendente con diversas ramificaciones, que remonta hasta cerrarse a unos 28 metros por debajo de la superficie. Es la vía Miret-Canela. Esta zona de la cavidad es diferente, está originada con toda probabilidad por filtraciones de la misma riera, no tiene otra salida al exterior y ha llegado a coincidir con la parte final del Avenc de la Ferla por medio de la ventana antes citada. Antes de aventurarse a remontar estos pozos, es muy recomendable comprobar bien el estado de las cuerdas instaladas en fijo.

El final de la cavidad



El segundo pozo de la cavidad 

 El gran pozo de entrada



Los dos espeleólogos colgados nos facilitan ver la proporción del pozo



La ventana de acceso a la vía Torras-Balart, colgada en el tercer pozo

La escalada  realizada por el GEB en la vía Miret-Canela


Si bien el Avenc de la Ferla se caracteriza por tener una morfología de erosión y carece casi de formaciones y cristalizaciones, la nueva vía Miret-Canela está muy adornada



Con el tiempo, las topografías realizadas han ido variando algo... pero es que los instrumentos y técnicas de medida se han ido perfeccionando





Por el momento, ésta es la más actual


3 comentarios:

  1. muy bonitas las fotos, que pasada,impresionantes

    ResponderEliminar
  2. En tu estilo. No pasa el tiempo por vosotros

    ResponderEliminar
  3. Gracias por comentar.... sí que pasa, si.... se nota a la hora de subir estos pozos

    ResponderEliminar